martes, 16 de octubre de 2012

CIERRE DE LOS LABORATORIOS DE SANIDAD ANIMAL

La decisión de la Consejería de Agricultura de cerrar los laboratorios de sanidad animal y centralizar todo el trabajo en el laboratorio de Talavera es un nuevo ataque a los servicios públicos de Castilla la Mancha.


Supone disminuir la eficacia en la erradicación de enfermedades de origen animal, con el consiguiente perjuicio para los ganaderos. Se pone además en riesgo la seguridad alimentaria de los consumidores.
Consideramos que no se ha valorado el efecto de esta medida sobre el medio rural, que de nuevo vuelve a verse atacado por las medidas del Gobierno del PP. La función de los laboratorios de sanidad animal (LSA) no es sólo analizar unas muestras, forman parte de la llamada red de epidemiovigilancia en sanidad animal, sustentada en estos laboratorios.

En los últimos años se ha reducido sustancialmente la incidencia (prevalencia) de enfermedades como brucelosis o tuberculosis, incluyendo el esfuerzo económico de los ganaderos. Pero la situación no es estática, si la vigilancia y medidas de control y erradicación decaen es previsible un aumento de la prevalencia de éstas y otras enfermedades, con la pérdida directa sobre la renta de los ganaderos y la pérdida de esfuerzo económico y de personal de la JCCM.

Con una grave implicación: las campañas de erradicación de enfermedades las financia la UE, que vigila la evolución de los trabajos según la prevalencia, y si ésta aumenta puede replantearse la financiación, comprometiendo el sistema completo de epidemiovigilancia y de control y erradicación de enfermedades animales

Y no olvidemos el objetivo de la sanidad animal, que no es otro que garantizar la seguridad alimentaria en cuanto a protección del consumidor.

La Consejera dice que habrá un ahorro del 30% sobre los costes actuales y ante esto nosotros nos preguntamos:
  • ¿Se ha elaborado un estudio económico en que basar la afirmación incluyendo los costes adicionales de los mecanismos que se habiliten para gestionar los análisis en Talavera?
  • ¿Se ha elaborado un plan de gestión de Talavera como único centro: capacidad en infraestructuras y personal para asumirlo?
  • ¿Se han incluido mecanismos en caso de alertas sanitarias?
  • ¿Se ha tenido en cuenta los costes derivados de la planificación de Recursos Humanos, teniendo en cuenta que la movilidad geográfica del personal supone un coste para la Administración?
No es funcional trabajar con un único centro teniendo en cuenta la extensión de nuestra Comunidad Autónoma y el número de animales censados en esta. Es imposible mantener en estas condiciones una adecuada prestación que permita cumplir con los objetivos en sanidad animal.

Por todo lo expuesto resulta difícil explicar desde el punto de vista de la sanidad animal que se mantendrá una adecuada prestación de este servicio, pilar de la seguridad alimentaria en cuanto a protección del consumidor.

Más bien parece una ocurrencia del Director General de Agricultura y Ganadería, José Tirso Yuste, que siendo talaverano e hijo de antiguo director de la Oca y Laboratorio de Talavera, tenga el capricho megalómano de hacer del laboratorio de Talavera su “super” laboratorio, sacrificando con ello la prestación del servicio y el gran esfuerzo personal y económico que se ha llevado a cabo en el resto de los laboratorios durante los últimos años. Y cabe aquí recordar que el de Talavera no es siquiera laboratorio perteneciente a la Red Regional de Centros de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria. No es por tanto laboratorio Regional puesto que la Orden que regula esta Red Regional de Laboratorios establece que el de referencia es Albaladejito, en Cuenca.

Desde STAS CLM no vamos a permitir el desmantelamiento de este servicio público y llamamos a todos los trabajadores a movilizarse, como ya están haciendo en Cuenca donde se han iniciado acciones de protesta que debemos trasladar al resto de provincias.

La consejera enchufa a un hijo y a su yerno (Fuente: www.elconfidencial.com)

Mientras esto sucede, aumenta la lista de familiares del PP que se colocan en puestos públicos tras la victoria del PP en las elecciones del 20-N. La consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha, María Luisa Soriano, ha conseguido colocar a su hijo Andrés Porras Soriano y a su yerno, Federico Céspedes Castellón, en sendos puestos de alta dirección del Ejecutivo central y regional.

Casada con Andrés Porras Piedra y madre de cuatro hijos, es catedrática de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola de la Universidad de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, la misma donde hoy trabaja su hija Rocío Porras Soriano como profesora ayudante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, tras su licenciatura en ingeniería.

María Luisa Soriano es diputada regional por la provincia de Ciudad Real desde 2007 y vicepresidenta segunda del Comité Ejecutivo Provincial de su partido. El puesto de coordinador provincial de Empleo y Economía de Ciudad Real lo ocupa actualmente su yerno Federico, casado con Rocío, que se licenció en Derecho en la Universidad de Castilla-La Mancha y que había desarrollado toda su carrera profesional en el despacho de abogados Garrigues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada